Coordinación Nacional de Danza

Vidas en la danza



Foto: Gloria Minauro.

Miguel Ángel Palmeros, precursor de la danza independiente en México

Por Gabriela Jiménez Bernal

Desde hace más de medio siglo, el nombre de Miguel Ángel Palmeros ha figurado en el gremio dancístico mexicano. Y no es para menos. Además de ser precursor de la danza independiente en México, ha creado su propio estilo: una danza natural, pura, donde el diseño corporal se caracteriza por su pulcritud y su lógica orgánica.

Xalapa, Veracruz, fue la tierra que lo vio nacer y donde se inició como bailarín dentro de la Cía. de Danza Contemporánea de la Universidad Veracruzana. Fue durante los años sesenta cuando Palmeros comenzó a tomar fuerza en la escena. Tuvo la oportunidad de bailar con grandes compañías, tales como el Ballet Nacional de México de Guillermina Bravo, el Ballet Teatro del Espacio de Michel Descombey, el Ballet Independiente de Raúl Flores Canelo, el Ballet de las Américas de Amalia Hernández, el Ballet Clásico 70 de Nellie Happee y el Ballet Clásico de Bellas Artes.

A ello se suma la valiosa experiencia que tuvo de trabajar con grandes coreógrafos nacionales e internacionales de distintas tendencias artísticas, como Anna Sokolow, David Wood, John Fealy, Alvin Ailey y Job Sanders.

Su impulso creativo lo motivó a hacer danza independiente. Por ello, fundó Expansión 7, considerada la primera compañía de danza contemporánea que existió en México. Desde entonces, su andar no se ha detenido.

El maestro Palmeros es autor de más de 150 coreografías, constantemente imparte cursos en los recintos donde se forman a las nuevas generaciones de bailarines y siempre es invitado a participar en festivales nacionales. Ha realizado giras en numerosos países, entre ellos España, Francia, Alemania, Holanda, Polonia, Ex Checoslovaquia, Rumania, Bulgaria, Finlandia, Estados Unidos, Cuba y Bolivia. Además, su legado ha sido visto en Italia y Bélgica.

Cuando se habla del estilo Palmeros, nos referimos a una danza fluida, precisa, orgánica, alejada de modas. Lo anterior es visible a través de su compañía Momentos Corpóreos, que fundó en 2001 junto con la bailarina y maestra Maribel Michel. Ha logrado que sus bailarines exploren su cuerpo y ofrezcan gran limpieza en sus movimientos. Es un proyecto donde el maestro ha demostrado su claridad de visión estética. Cada propuesta coreográfica es sinónimo de pasión, fuerza, entrenamiento técnico impecable, alto rendimiento, disciplina.

El maestro Palmeros muestra una gran inquietud sobre el actual quehacer dancístico. Considera que hay muchos coreógrafos que no han tenido la experiencia vital de ser bailarines, situación que los orilla a valerse de la tecnología y adornar el movimiento corporal.