Coordinación Nacional de Danza

Vidas en la danza



Foto: Cortesía del artista.

ORLANDO SCHEKER, APASIONADO CÓMPLICE DEL ARTE DANCÍSTICO

Por Gabriela Jiménez Bernal

Desde muy pequeño sintió atracción por las artes escénicas, de ahí su apasionante complicidad con la danza, un arte que lo ha encumbrado como un destacado bailarín, coreógrafo y maestro.

El maestro Orlando de Jesús Scheker Román, mejor conocido en el gremio como Orlando Scheker, es uno de los grandes talentos que llegaron del extranjero a nuestro país para compartir todo su talento y vocación artística.

Fue San Francisco de Macoris, República Dominicana, la tierra que vio nacer a este talentoso artista un 8 de octubre de 1951. Sin embargo, fue nuestra tierra azteca la que lo vio nacer a nivel profesional. Si bien en un principio llego para estudiar arquitectura en la UNAM, esta carrera quedaría truncada por su amor al arte.

El emblemático Taller Coreográfico de la UNAM fue el espacio donde inició sus estudios dancísticos a partir de un seminario (1976-1978). Después, su avidez por aprender más de este arte lo llevó a formarse en el Centro Superior de Coreografía, así como en el Seminario de Danza Contemporánea y Experimentación Coreográfica.

Pronto, su dedicación, entrega y pasión por la danza lo llevarían a la compañía donde alcanzaría la cumbre: el Ballet Nacional de México, fundado por la gran Guillermina Bravo, quien con del paso de los años convertiría al maestro Scheker en su mano derecha hasta el último día de su vida.

Y es que fue el entonces Ballet Nacional de México donde el dominicano pondría toda su vida: primero como bailarín, luego como coreógrafo y después como docente. Fue cómplice como nadie de la llamada “Bruja de la danza”, quien depositó en él toda su confianza, a tal grado, que hoy el maestro Scheker sigue siendo el director del Centro Nacional de Danza Contemporánea y el Colegio Nacional de Danza Contemporánea de Querétaro, que fueron de los últimos legados que dejó la maestra Bravo antes de partir.

Como ejecutante, el maestro Scheker sobresalió en más de 50 montajes y pudo realizar varias giras por distintos países siendo parte del Ballet Nacional de México. También vivió la experiencia de presentarse en numerosos festivales nacionales e internacionales. Además de ofrecer temporadas y funciones como bailarín solista independiente.

Como coreógrafo fue autor de varias piezas representativas como “Sonata de espectros” (1983), “Los contaminantes…uy que miedo” (1985), “Recurrencia” (1985) y “Ser Orestes” (1985). Asimismo, ha sido asesor coreográfico de algunos montajes.

El dominicano siempre se mantuvo en constate formación. Por ello, siempre quiso aprender más de su profesión. Por eso sobresale su estancia en la Martha Graham School, gracias a la beca que recibiera del Fonca en el rubro de ejecutantes.

Grandes figuras de la danza nacional e internacional contribuyeron en la formación del maestro Scheker, entre ellos, la propia Guillermina Bravo, Antonia Quiroz, Jaime Blanc, Federico Castro, Miguel Ángel Añorve, Victoria Camero, Angelina Flores, Azucena Álvarez, Juan Antonio Rodea, Eva Pardavé, José Luis Hernández, Sergio Pérez, Luis Arreguín, Desiderio Sánchez, Jorge Gale, Takako Asakawa, Dora Krinner, Juan Techera, Rossana Filomarino, Jesus Romero y Kasuko Hirabayashi, entre muchos más.

Su papel como maestro ha sido impecable. Ha puesto en práctica tanto lo aprendido en el camino profesional como en su carrera en Docencia del Arte Escénico que realizó en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha impartido innumerables cursos y talleres, especialmente de Técnica Graham; el dominicano recuerda que en vida la maestra Bravo le pidió que no dejará que se perdiera esta técnica en la formación de las nuevas generaciones de bailarines.

La danza ha sido un gran motor en su vida, pero también lo ha sido el teatro. El maestro Scheker ha tenido la oportunidad de dar vida a diferentes personajes en numerosos proyectos teatrales presentados en foros como el Centro Cultural Helénico, la Antigua Estación de Ferrocarril, Foro La Gruta y en plazas de la ciudad de Querétaro.

Dentro del cine también ha tenido participaciones especiales, como el rodaje fílmico de la obra “Los Constituyentes”, espectáculo teatral y multimedia, de Juan Carlos Zerecero.

Su experiencia le ha permitido ser invitado como jurado de numerosos encuentros, muestras y concursos de danza. Uno de ellos fue dentro de la Ópera Prima @elcolectivo “El Primer Reality Show de Danza Contemporánea en México”, organizado por el entonces Conaculta (hoy Secretaría de Cultura) y Canal 22.

Por toda su vasta trayectoria es que el dominicano ha sido merecedor de premios y reconocimientos, como el Reconocimiento a la Trayectoria dentro de la Danza como uno de los Mejores Exponentes y Representantes de la Técnica Graham en México, otorgado por el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Teatro Macedonio Alcalá, Oaxaca.

Otra distinción fue su país natal, donde obtuvo el Reconocimiento y orgullo de los dominicanos a la labor realizada en el extranjero como bailarín y pedagogo de la Danza en la Compañía del Ballet Nacional de México y como director del Colegio Nacional de Danza Contemporánea, otorgado por La Dirección Nacional de Danza y la Dirección Nacional de Bellas Artes de la Secretaría de Cultura, Teatro Nacional, Santo Domingo, República Dominicana.