Coordinación Nacional de Danza

Vidas en la danza



Foto: Cortesia del artista

MANUEL HIRAM, figura persistente de la danza contemporánea nacional

Por Gabriela Jiménez Bernal

Su nombre de inmediato es reconocido en el ámbito dancístico nacional porque ha sido un hombre entregado a este arte desde todas las trincheras en las que se ha desenvuelto: como bailarín, como coreógrafo, como maestro, como director artístico, como diseñador, como iluminador, como titular de escuelas de danza, como colaborador en diferentes agrupaciones nacionales e internacionales y por supuesto como réggiseur del tan querido Ballet Independiente.

Es el maestro Manuel Hiram Pérez Sánchez, figura indispensable dentro de la historia de nuestra danza porque ha sido un hombre que ha demostrado amor, pasión, entereza y fidelidad a la profesión que le ha dado sentido a su vida: la danza.

Originario de Tuxpan, Veracruz, el maestro Hiram tuvo una formación inicial especial porque no sólo pudo desarrollar su gusto por la danza sino porque pudo formarse en otras materias. Si bien tuvo la oportunidad de formar parte de las filas de la Academia de la Danza Mexicana y el Nuevo Teatro de Danza, también estudió artes plásticas en la Academia de San Carlos e ingeniería en el Instituto Politécnico Nacional.

Para su fortuna, tuvo a grandes figuras de la danza nacional como sus mentores, entre ellos los maestros Valentina Castro, Antonio de la Torre, Helena Jordán, Marcelo Torreblanca, Waldeen, Bodil Genkel, Xavir Francis y David Wood, entre muchos otros iconos.

Como bailarín, el maestro Hiram brilló en importantes agrupaciones como la Compañía Oficial de Danza Moderna, el Ballet de Cámara de Rocío Sagaón, el Nuevo Teatro de Danza y el Conjunto Nacional de Danza (hoy Danza Contemporánea de Cuba).

También tuvo la oportunidad de colaborar con figuras trascendentes de la danza nacional e internacional, como Anna Sokolow, Tim Wengerd, Lorna Burdsall, Ramiro Guerra, Eduardo Arrocha, Víctor Cuéllar, Graciela Henríquez, Rossana Filomarino, Raúl Flores Canelo, Jacques Broquet y Lorry May.

Su experiencia lo ha llevado a colaborado con grupos como Forion Ensamble, El Cuerpo Mutable, Alternativa, Ballet Danza Estudio, Contradanza, Tropicana y Tierra Independiente.

Pero, sin duda alguna, su paso por Ballet Independiente fue crucial. Se integró a esta compañía en 1972, cayendo en él la responsabilidad de la dirección de escena, el diseño de iluminación y el papel de réggiseur. Fue tras la muerte del maestro Raúl Flores Canelo (fundador y director de este ballet) que el veracruzano se convirtió en el director artístico del mismo durante un importante periodo.

Gracias a su fructífera trayectoria, el maestro Hiram ha sido merecedor de varios reconocimientos. Entre ellos el Premio José Limón en 1991 y luego el Homenaje una Vida en la Danza en 1996. Además, el X Festival Veracruzano de Danza le otorgó la segunda edición del premio “Alejandro Schwartz” a la trayectoria como “un reconocimiento” de su destacada actividad en el ámbito de la danza nacional”.